Instagram glow

20:15 La Vie en Rose Chic 0 Comments



Hola|Hi|Aloha|Ciao|Salut| 你好 para darle la bienvenida a diciembre les traemos como de costumbre un articulo de Vogue que saben que es nuestra revista favorita, este articulo que ya es un poco viejo pero para cerrar el año no podiamos dejar pasar estos tips, y es de esta trend de las mejillas glow, sabemos que el iluminador y las pieles con ese toque de brillo fue el top de makeup de 2K17 y posiblemente de 2K18.

Este es el motivo que justifica la obsesión por las mejillas (en Instagram)

Siempre hemos querido tener unos pómulos realzados y con volumen, pero ahora el deseo se ha convertido casi en obsesión. Y existe una razón que lo explica todo...

© CORDON PRESS
CHIARA FERRAGNI EN UNA IMAGEN COMPARTIRDA EN SU CUENTA DE INSTAGRAM.

Segun @anamorales_rom  Existe una obsesión (no siempre declarada) por realzar nuestros pómulos. Por hacernos fotos sonriendo de tal manera que las mejillas se eleven y se vean voluptuosas. Por utilizar iluminadores y colores que las hagan más glow (véase el truco de Patri Dubroff, maquilladora de Dakota Johnson, que suele usar colorete en barra en tono melocotón en la parte alta de los pómulos y en la manzana de las mejillas para ensalzarlas). Por poner en práctica ciertos trucos profesionales, como el de mezclar la base de maquillaje con dos gotitas de aceite esencial de camomila, lavanda o pomelo, para aportar a la piel del rostro (pero sobre todo a la de los pómulos) un brillo especial que tenga un efecto óptico de mayor volumen. Podríamos seguir enumerando trucos para realzar esta zona de nuestro rostro (porque hay unos cuantos). Pero lo que de verdad queremos explicar es el inesperado motivo que podría justificar esta pequeña obsesión beauty que está empezando a hacerse viral. Porque siempre ha existido, sí, pero que a juzgar por las imágenes de algunas de las celebs cuyas cuentas de Instagram nos inspiran, parece ir en aumento.

Es obvio que tener unos pómulos elevados y bonitos favorece mucho, pero hay una razón que justifica aún más esta corriente. Y es que, tal y como nos explica el equipo de Marta García Esteticistas, un icónico centro de belleza de Oviedo,no solo el paso del tiempo afecta a la forma de nuestros pómulos y a su caída. Hay otros dos factores inesperados que influyen de forma directa e inmediata: el estrés y la mala alimentación. Sí, no comer bien y no estar lo suficientemente relajada puede hacer que tus pómulos bajen y tengan menos volumen. ¿Los motivos? Tal y como nos explica Marta García, ambos factores conllevan una pérdida más rápida de vitaminas, minerales y péptidos, lo que se traduce en una caída de los pómulos. “Es lo primero que se nota en las personas cuando tienen un descanso poco reparador, incluso en pieles o personas jóvenes”, nos explica la experta. Y va más allá, porque con un pómulo más firme, además de borrar el gesto de cansancio, también se consigue minimizar las ojeras hundidas. Vamos, en otras palabras, que unas mejillas altas y sonrojadas son el mejor truco de belleza para tener un rostro descansado (y sin rastro de ojeras).

Así que todo esto justifica esa batería de trucos de los que hablábamos antes y justifica también el hecho de que este centro de belleza de Oviedo haya diseñado un tratamiento médico estético solo para realzarlas. Se llama ‘Cheek Push Up Vitamins’, un tratamiento no invasivo –lo llaman la ‘cura arriba mejillas’– que se lleva a cabo mediante microinyecciones de vitaminas para realzar la producción de colágeno de la piel y técnicas de aparatología personalizada para dar flexibilidad y firmeza. Un ritual para el que suelen necesitarse seis sesiones (precio aproximado: 100 euros por sesión) y que, además de recuperar el volumen de las mejillas, estimula la circulación sanguínea y tiene efecto detox.

Y avisamos, teniendo en cuenta que la pérdida de turgencia de los pómulos no solo es cosa de la edad, sino también de la alimentación y del estilo de vida, no existe una edad concreta para empezar a hacer este tipo de protocolos, ya que hay personas jóvenes que empiezan a notar el surco nasogeriano más marcado y con menos volumen en la zona del pómulo, incluso con solo 28 años. Aunque también conviene conocer este dato: “A los 30 generamos la mitad de colágenoque en la adolescencia. Y la bajada de colágeno va directamente ligada a la bajada de pómulos”, afirma Marta García. Pues eso.

Articulo de Vogue.es

0 comentarios: